En este taller asentamos la base de los cinco espacios esenciales a relajar, prácticas que se van dando a medida que avanzan los talleres. Y nos dedicamos a la relajación espiritual.
Este tipo de tensión se caracteriza por una falta de contacto con lo sagrado. Y no contar con un código de comportamiento moral. Esto nos causa muchos conflictos.
Cuando el espíritu está alterado y estamos resentidos, los temores y preocupaciones dan lugar a ansiedad crónica. Una falta de sentido en la vida puede conducir a una depresión. Los síntomas visibles están en el cuerpo físico pero la tensión parte del espíritu.
Cuando se practica la relajación en combinación con un sistema personal de creencias, aumenta la capacidad interior de combatir la tensión, resolver problemas y mejorar la capacidad mental.
Decía Epicteto, filósofo romano, que el hombre no se inquieta por las cosas, sino por la opinión que éstas le merecen.
El espíritu no es Dios, es la parte invisible del ser humano. Pero si se establece comunicación con esta parte sagrada del ser a traves del factor fe, la devoción, la contemplación, la plegaria o la meditación, tienes que tener en cuenta que al ser la parte invisible, surge del inconsciente y va más allá del aqui y ahora.

No obstantre ante la negación de la convicción religiosa puedes usar conceptos de unidad, de energía, de pertenencia al todo. Utilizar el número uno, el infinito.  Donde sientas que se encamina tu realización. Aunque no se pertenezca a ninguna tradición religiosa concreta, la relajación funcionará igualmente.
En el taller estableceremos la base del bienestar con pinceladas al código moral, además de relajr el espíritu.

 

CADA UNO ES INDIVIDUAL
PERO HAY OTROS TALLERES


Notas y orden de los talleres - Resumen de los talleres